Cómo conseguir que tu hijo coma frutas y verduras

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

El consumo habitual de frutas y verduras es necesario para asegurar el correcto funcionamiento de nuestro organismo y prevenir múltiples enfermedades. Lo ideal es adquirir este hábito tan saludable desde la infancia, pero en ocasiones puede resultar difícil hacer que los pequeños acepten estos alimentos sin rechistar. Para conseguir que tus hijos o hijas coman de todo te traemos estos consejos.

Niña que come sandía

 

La importancia de comer frutas y verduras

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en España, cerca del 40% de niños y niñas tiene sobrepeso u obesidad. El 19% de los niños y el 17% de las niñas sufren de obesidad. Algunas de las principales causas de estos datos tan preocupantes es la mala alimentación infantil o la falta de ejercicio. En pleno siglo XXI, muchos padres y madres alegan que no tienen tiempo de cocinar y, por este motivo, optan por los alimentos procesados o precocinados. Los colegios ya se han percatado de este problema y, de hecho, en muchos, ya se hace el día de la fruta y todos los pequeños tienen que traer una pieza de fruta para desayunar un día a la semana.

¿Poco tiempo para cocinar? Las frutas y las verduras son la opción más saludable para solucionarlo. De hecho, los nutricionistas apuntan que tanto niños como adultos deben comer 5 raciones al día de frutas y verduras.

Teniendo en cuenta todos estos datos, no podemos pasar desapercibida la importancia de que tus hijos o hijas coman frutas y verduras. Sin embargo, hay muchos niños y niñas a los que no les gustan las frutas y las verduras. ¿Te sientes identificado o identificada? ¡Sigue leyendo y verás cómo lograrlo!

Verduras para niños

 

Aprende a incentivar a los niños y niñas

Con frecuencia, olvidamos que la mentalidad de un niño es diferente a la de un adulto. Las técnicas necesarias para tratar de convencerlos son distintas y los psicólogos advierten de que no es una buena opción utilizar amenazas o castigos. El refuerzo positivo, es decir, premiarlos cada vez que se terminan la fruta o aceptan probar una nueva verdura ha demostrado ser bastante más eficaz. Sin embargo, tenemos que evitar usar como premio dulces, helados o similares porque estaremos incentivando precisamente aquellos productos nocivos que queremos reducir.

 

¿Cómo lograr que se interesen por las frutas y las verduras?

Es importante que los niños y las niñas vean la ingesta de frutas y verduras como algo natural. La mejor forma de enseñar es a través del ejemplo, de menra que, si quieres que ellos coman, deberían ver a sus padres y madres comiendo también. Se ha demostrado que la alimentación de los progenitores influye enormemente en los hijos. Por este motivo, deberíamos hacerles ver desde pequeños la importancia de una dieta saludable a través de nuestros propios hábitos alimenticios.

Es extraño que un niño rechace absolutamente todas las frutas y verduras. Opta por comprar e incluir en la dieta de forma habitual aquellas que más les agraden. Hacer la compra con ellos y dejarlos elegir es también una excelente opción. Ten en cuenta que el sentido del gusto se va educando con los años así que aquellos alimentos que quizá ahora no les atraen pueden gustarles en el futuro. Sin embargo, tienes que ir intentando periódicamente que hagan un esfuerzo para incluir las verduras y frutas que más les cueste.

Niños comiendo verduras

 

¿Cómo incluirlas en las comidas?

Si, a pesar de todo, no hay manera de que se las coman, podemos incluirlas ocultas en recetas que les gusten o presentarlas de formas más agradables a la vista. En el caso de la verdura, podemos hacer una salsa de tomate sofriendo y triturando algunas de ellas como la cebolla y, por supuesto, el tomate. Los espaguetis con tomate suelen ser un plato estrella entre los pequeños y una excelente opción para incluir verduras de forma que no la reconozcan.

En cuanto a la fruta, presentarla de formas más atractivas suele funcionar bien. Podemos cortarla mediante moldes con diferentes formas geométricas. Cuanto más pequeños sean los trozos y más llamativa sea la presentación más probabilidades hay de que llamen su atención. Puedes hacer brochetas con frutas distintas, por ejemplo. Por otro lado, los zumos y batidos son también muy bien aceptados por los pequeños y siguen manteniendo todas sus propiedades.

En definitiva, trata de llamar su atención mediante la presentación y tu propio ejemplo y nunca lo fuerces demasiado. Si tu hijo o hija sigue sin querer comer frutas y verduras, siempre puedes incluirlas trituradas en guisos y salsas. Con el tiempo y con paciencia, seguro que las frutas y verduras acaban encontrando un lugar entre sus platos favoritos. Por lo tanto, ten paciencia y no te desesperes.

Brochetas de frutas y verduras

Descubre nuestros consejos

Tratamiento natural de la celulitis

Si padeces celulitis o piel de naranja, seguro que ya has probado más de un tratamiento para acabar con este problema tan

Beneficios del Omega 3 para la salud

El Omega 3 es un tipo de ácido graso fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro organismo y que debemos ingerir, puesto

Cerrar menú