Probióticos en los niños: todo lo que hay que saber

Facebook
Google+
Twitter
LinkedIn

¿Sabías que todos los niños sanos, en Europa, tienen de 1 a 2 diarreas agudas cada año? Está claro que los problemas intestinales son muy comunes entre la población infantil. Y ¿qué podemos hacer para que nuestros hijos e hijas no los sufran? Te presentamos la solución más natural: los probióticos.

 

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos que, suministrados en cantidades adecuadas, hacen un efecto beneficioso sobre la salud del huésped, según la OMS y la FAO. Es decir, son bacterias beneficiosas que ayudan a restablecer el equilibrio de la flora intestinal y al correcto funcionamiento del aparato gastrointestinal después de algún episodio de diarrea u otro problema.

Y ¿cuáles son sus principales propiedades?

  • Reducen la incidencia y duración de la diarrea.
  • Restablecen el equilibrio de la flora intestinal.
  • Contribuyen a la regularidad intestinal.
  • Mejoran la absorción de vitaminas y minerales.
  • Ayudan a potenciar el sistema inmune.
  • Reducen la sensación de hinchazón.
  • Evitan el estreñimiento.

Los más conocidos son las bacterias Lactobacilos y Bifidobacterias, que se encuentran en muchos alimentos que comemos, como los lácteos.

Cepas de probióticos

 

¿Qué tipos de probióticos existen?

A parte de los probióticos, existen los prebióticos, que son azúcares no digeribles por las personas, pero son consumidos por la flora intestinal propia y que favorecen el crecimiento de las especias beneficiosas. Cuando unes los probióticos con los prebióticos, se obtienen productos simbióticos con un sistema de encapsulación que garantiza su eficacia. Es decir, se están ingiriendo probióticos junto con su alimento para poder aumentar y favorecer su crecimiento y, así, dar mejores resultados.

En el ámbito de la tecnología alimentaria, se han ido desarrollando distintos tipos de probióticos para mejorar su supervivencia y eficacia:

  1. 1ª Generación: son cepas de microorganismos sin protección. Son los que se usan en la elaboración de yogures, por ejemplo. Su supervivencia es baja.
  2. 2ª Generación: una única cepa
  3. 3ª Generación: distintas cepas microencapsuladas con cierta protección. Su eficacia es moderada o baja y depende del pH del estómago y el trato digestivo.
  4. 4ª Generación: distintas cepas con doble encapsulación y protección ácida y alcalina. Su eficacia es mucho mayor que los otros tipos. Contiene 2 capas de protección.

Por lo tanto, lo ideal es tomar simbióticos que contengan prebióticos y probióticos de 4ª generación, que son los más eficaces del mercado.

Capas de protección en probióticos de 4a generación

 

¿Qué alimentos contienen probióticos?

Yogur:

El yogur es el alimento con probióticos más famoso. Se sabe que contiene especialmente bífidus y lactobacilus que ayudan a regularizar el tránsito intestinal, a proteger la flora intestinal y a mejorar la digestión. También, como buen alimento lácteo, aporta una gran cantidad de proteínas, calcio, vitamina D y fósforo, que son indispensables para una buena salud ósea y muscular.

El yogur contiene probióticos

 

Chocolate negro:

Aunque parezca sorprendente, el chocolate negro (ese que contiene la máxima proporción de cacao posible) contiene 4 veces más cantidad de probióticos que los lácteos habituales, como el yogur. Además, es rico en antioxidantes.

El chocolate negro contiene probióticos

 

Quesos blancos:

Los quesos como el gouda, cheddar, cottage, parmesano u otros contienen lactobacilos que van a ayudar a los niños a mejorar su sistema inmune y subir sus defensas.

Los quesos blancos contienen probióticos

 

Kéfir:

El kéfir es un lácteo fermentado a través de lavadura, hongos y bacterias de tipo lactobacilos. Procede de la región Caucásica en Turquía. Se sabe que es rico en antioxidantes y otros nutrientes. Cuando se come, sus microorganismos ayudan a mantener la salud de la flora intestinal y a reforzar el sistema inmune.

El kéfir contiene probióticos

 

¿Por qué los niños deben tomar probióticos?

Los probióticos se deben tomar cuando se padece alguna afección intestinal o cuando se están tomando antibióticos.

Por ejemplo, la diarrea infantil suele estar provocada por virus llamados rotavirus. La flora intestinal, además de su función digestiva, participa en el desarrollo de enfermedades. De esta manera, si un niño o niña toma probióticos cuando tiene una infección por rotavirus que le causa dolor de barriga y diarrea, estará ayudando a su flora intestinal a luchas contra el virus patógeno.

Por otro lado, cuando un médico o pediatra receta antibióticos a los niños porque tienen alguna enfermedad o problema puntual, estos medicamentos, además de acabar con la causa de la enfermedad, reducen su propia flora intestinal. Esta reducción puede provocar dolor de barriga, diarrea, estreñimiento, malas digestiones, hinchazón u otros problemas intestinales. Por lo tanto, de forma paralela a tomar los antibióticos es muy recomendable tomar probióticos para evitar este problema. A parte de paralelamente, se pueden tomar después del tratamiento con antibióticos para evitar estos mismos problemas.

 

¿Qué probiótico es mejor para mis hijos o hijas?

VenPharma presenta Venkids Pro, que es un complemento alimenticio simbiótico (probióticos + prebióticos) de 4ª generación con 12 cepas vivas y activas de lactobacilos, bacilos, estreptococus y bacilos. Este suplemento alimenticio está indicado para niños mayores de 3 años y es tolerado por diabéticos y celíacos. ¿Tu hijo o hija ha padecido alguna situación fisiológica que requiera un fortalecimiento de las defensas y una regeneración de la flora intestinal, como la diarrea? VenKids Pro es la solución. ¿Cómo se debe tomar? Se tiene que disolver el contenido de 1 sobre en medio vaso de agua y tomarlo.

¿A qué estás esperando? ¡Dile adiós a los episodios de diarrea reiterados de tus hijos e hijas!

Venkids Pro, probióticos para los niños

Descubre nuestros consejos

Beneficios de correr una mataron

7 beneficios de correr una maratón

El próximo domingo 4 de noviembre es la maratón de Nueva York y, por eso, nos preguntamos qué beneficios nos aporta correr

Cerrar menú
×